HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2013-08-01 13:24:25
A+ A- Drucken



Conquistados por Cristo, en y con la Iglesia y el amparo de María discípula humilde y perfecta, alienta Papa Francisco a jesuitas



Scarica Adobe Flash Player
(RV).- RealAudioMP3 (con audio y video) «Cristo siempre mayor», reiteró el Santo Padre, el día de la memoria litúrgica de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. En la Misa privada que celebró el primer Papa jesuita en la iglesia romana del Gesú, concelebraron con el pontífice monseñor Luis Ladaria, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Padre general de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, miembros del Consejo y más de doscientos jesuitas.
Al final de la Misa el Papa rezó ante el altar de la capilla de San Ignacio y de San Francisco Javier y también en la capilla de Virgen de la Calle y ante la tumba del Padre Pedro Arrupe. A su llegada a esta iglesia, así como al salir de ella, el Santo Padre Francisco fue saludado con cariño por numerosas personas, que recibieron su sonrisa y bendición.

En su homilía, en la fiesta litúrgica de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, el Papa Francisco, en la Santa Misa que celebró con sus hermanos jesuitas, propuso una reflexión basada sobre tres conceptos: «poner en el centro a Cristo y a la Iglesia; dejarse conquistar por Él para servir y sentir la vergüenza de nuestros límites y pecados para ser humildes ante él y ante los hermanos».
Hoy nos detenemos en el primer punto, con la introducción de su homilía y la voz del Santo Padre, en la iglesia romana del Gesú, donde se conservan las reliquias del santo fundador de los jesuitas:
«En esta Eucaristía en que celebramos a nuestro Padre Ignacio de Loyola, a la luz de las Lecturas que hemos escuchado, quisiera proponer tres pensamientos sencillos, guiados por tres expresiones: poner en el centro a Cristo y a la Iglesia; dejarse conquistar por Él para servir; sentir vergüenza de nuestros límites y pecados, para ser humildes ante Él y ante los hermanos.
1. El escudo de nosotros los Jesuitas es un monograma, el acrónimo de "Iesus Hominum Salvator" (IHS). Cada uno de ustedes me puede decir: ¡lo sabemos muy bien! Pero este escudo nos recuerda continuamente una realidad que no debemos olvidar nunca: la centralidad de Cristo para cada uno de nosotros y para toda la Compañía, que San Ignacio quiso llamar precisamente "de Jesús", para indicar su punto de referencia. Además, incluso en el comienzo de los Ejercicios Espirituales, nos pone delante de nuestro Señor Jesucristo, de nuestro Creador y Salvador (cf. EE, 5). Y esto nos lleva a nosotros los jesuitas y a toda la Compañía a estar "descentrados", a tener ante nosotros al "Cristo siempre mayor", al "Deus semper maior", al "intimior intimo meo", que nos saca de nosotros mismos continuamente, nos lleva a una cierta kenosis, a "salir del propio amor, voluntad e interés" (EE, 189). No es una pregunta descontada para nosotros, para todos nosotros: ¿Cristo es el centro de mi vida? ¿Pongo realmente a Cristo en el centro de mi vida? Porque siempre existe la tentación de pensar que somos nosotros el centro. Y cuando un jesuita se pone en el centro y no a Cristo, se equivoca. En la primera Lectura, Moisés repite con insistencia al pueblo que ame al Señor, que ande en sus caminos, "porque Él es tu vida" (cf. Dt 30, 16, 20). ¡Cristo es nuestra vida! A la centralidad de Cristo le corresponde también la centralidad de la Iglesia: son dos fuegos que no se pueden separar: yo no puedo seguir a Cristo sino en la Iglesia y con la Iglesia. Y también en este caso, nosotros los jesuitas y toda la Compañía no somos el centro, estamos, por así decirlo, "desplazados", estamos al servicio de Cristo y de la Iglesia, la Esposa de Cristo, nuestro Señor, que es nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica (cf. EE, 353). Ser hombres arraigados y cimentados en la Iglesia: así nos quiere Jesús. No puede haber caminos paralelos o aislados. Sí, caminos de búsqueda, sí, caminos creativos, sí, esto es importante: ir a las periferias, las tantas periferias. Para ello se requiere creatividad, pero siempre en la comunidad, en la Iglesia, con esta pertenencia que nos da coraje para seguir adelante. Servir a Cristo es amar a esta Iglesia concreta, y servirla con generosidad y espíritu de obediencia».
(CdM - RV)

Texto completo de la homilía del Santo Padre (Audio) : RealAudioMP3

En esta Eucaristía en que celebramos a nuestro Padre Ignacio de Loyola, a la luz de las Lecturas que hemos escuchado, quisiera proponer tres pensamientos sencillos, guiados por tres expresiones: poner en el centro a Cristo y a la Iglesia; dejarse conquistar por Él para servir; sentir vergüenza de nuestros límites y pecados, para ser humildes ante Él y ante los hermanos.

1. El escudo de nosotros los Jesuitas es un monograma, el acrónimo de "Iesus Hominum Salvator" (IHS). Cada uno de ustedes me puede decir: ¡lo sabemos muy bien! Pero este escudo nos recuerda continuamente una realidad que no debemos olvidar nunca: la centralidad de Cristo para cada uno de nosotros y para toda la Compañía, que San Ignacio quiso llamar precisamente "de Jesús", para indicar su punto de referencia. Además, incluso en el comienzo de los Ejercicios Espirituales, nos pone delante de nuestro Señor Jesucristo, de nuestro Creador y Salvador (cf. EE, 5). Y esto nos lleva a nosotros los jesuitas y a toda la Compañía a estar "descentrados", a tener ante nosotros al "Cristo siempre mayor", al "Deus semper maior", al "intimior intimo meo", que nos saca de nosotros mismos continuamente, nos lleva a una cierta kenosis, a "salir del propio amor, voluntad e interés" (EE, 189). No es una pregunta descontada para nosotros, para todos nosotros: ¿Cristo es el centro de mi vida? ¿Pongo realmente a Cristo en el centro de mi vida? Porque siempre existe la tentación de pensar que somos nosotros el centro. Y cuando un jesuita se pone en el centro y no a Cristo, se equivoca. En la primera Lectura, Moisés repite con insistencia al pueblo que ame al Señor, que ande en sus caminos, "porque Él es tu vida" (cf. Dt 30, 16, 20). ¡Cristo es nuestra vida! A la centralidad de Cristo le corresponde también la centralidad de la Iglesia: son dos fuegos que no se pueden separar: yo no puedo seguir a Cristo sino en la Iglesia y con la Iglesia. Y también en este caso, nosotros los jesuitas y toda la Compañía no somos el centro, estamos, por así decirlo, "desplazados", estamos al servicio de Cristo y de la Iglesia, la Esposa de Cristo, nuestro Señor, que es nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica (cf. EE, 353). Ser hombres arraigados y cimentados en la Iglesia: así nos quiere Jesús. No puede haber caminos paralelos o aislados. Sí, caminos de búsqueda, sí, caminos creativos, sí, esto es importante: ir a las periferias, las tantas periferias. Para ello se requiere creatividad, pero siempre en la comunidad, en la Iglesia, con esta pertenencia que nos da coraje para seguir adelante. Servir a Cristo es amar a esta Iglesia concreta, y servirla con generosidad y espíritu de obediencia.

2. ¿Cuál es el camino para vivir esta doble centralidad? Miremos la experiencia de San Pablo, que es también la experiencia de San Ignacio. El Apóstol, en la segunda Lectura que hemos escuchado, escribe: me esfuerzo en correr hacia la perfección de Cristo, porque “yo también he sido conquistado por Cristo Jesús" (Fil. 3,12). Para Pablo, sucedió en el camino a Damasco, para Ignacio, en su casa de Loyola, pero el punto fundamental es común: dejarse conquistar por Cristo. Yo busco a Jesús, yo sirvo a Jesús porque Él me buscó antes, porque he sido conquistado por Él; y éste es el corazón de nuestra experiencia. Pero Él es el primero, siempre. En español hay una palabra que es muy gráfica, que lo explica bien: Él nos "primerea", "Él nos primerea." Es el primero siempre. Cuando nosotros llegamos, Él ya llegó y nos está esperando. Y aquí me gustaría recordar la meditación sobre el Reino en la Segunda Semana. Cristo nuestro Señor, Rey eterno, llama a cada uno de nosotros diciéndonos: "El que quiere venir conmigo debe trabajar conmigo, para que siguiéndome en el sufrimiento, me siga en la gloria" (EE, 95): Ser conquistados por Cristo para ofrecer a este Rey toda nuestra persona y de toda nuestra fatiga; (cf. EE, 96), decirle al Señor que se quiere hacer todo para su mayor servicio y alabanza, imitarlo también en soportar los insultos, el desprecio, la pobreza (cf. EE, 98). Y pienso en nuestro hermano en Siria en este momento. Dejarse conquistar por Cristo significa estar siempre tendido hacia lo que está ante mí, hacia la meta de Cristo (cf. Flp 3,14), y preguntarse con verdad y sinceridad: ¿Qué he hecho por Cristo? ¿Qué estoy haciendo por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo? (Cf. EE, 53).

3. Y llego al último punto. En el Evangelio, Jesús nos dice: "El que quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mi causa la salvará ... Si alguien se avergüenza de mí ..." (Lc 9, 23). Y así sucesivamente. La vergüenza del jesuita. La invitación que hace Jesús es la de no avergonzarse nunca de él, sino seguirlo siempre con total dedicación, confiando en el Él y encomendándose a Él. Pero al mirar a Jesús, como San Ignacio nos enseña en la Primera Semana, sobre todo mirando a Cristo crucificado, sentimos ese sentimiento tan humano y tan noble que es la vergüenza de no estar a la altura; miramos la sabiduría de Cristo y nuestra ignorancia, su omnipotencia y nuestra debilidad, su justicia y nuestras iniquidades, su bondad y nuestra maldad (cf. EE, 59). Pedir la gracia de la vergüenza, la vergüenza que viene del constante coloquio de misericordia con Él; la vergüenza que nos hace que nos pongamos colorados ante Jesucristo; la vergüenza que nos pone en sintonía con el corazón de Cristo, que se hizo pecado por mí; la vergüenza que pone en armonía nuestro corazón en lágrimas y nos acompaña en el seguimiento cotidiano de "mi Señor". Y esto nos lleva siempre, como individuos y como Compañía, a la humildad, a vivir esta gran virtud.

Humildad que nos hace conscientes cada día de que no somos nosotros los que construimos el Reino de Dios, sino que es siempre la gracia del Señor, la que obra en nosotros; humildad que nos impulsa a poner todo de nosotros mismos, no al servicio nuestro o de nuestras ideas, sino al servicio de Cristo y de la Iglesia, como vasijas de barro, frágiles, inadecuados, insuficientes, pero donde hay un inmenso tesoro que llevamos y comunicamos (2 Corintios 4, 7). Siempre me ha gustado pensar en el ocaso del jesuita, cuando un jesuita termina su vida, cuando se pone el sol. Y siempre pienso en dos iconos de esta puesta del sol de los jesuitas: una clásica, la de San Francisco Javier, mirando la China. El arte ha pintado tantas veces esta puesta del sol, este final de Javier. Incluso la literatura, en ese hermoso texto de Pemán. Al final, sin nada, pero ante el Señor; y esto a mí me hace bien, para mí es bueno pensar en esto. El otro atardecer, otro icono que recuerdo como ejemplo, es el del Padre Arrupe, en el último coloquio en el campo de refugiados, cuando nos dijo - algo que él mismo decía - "lo digo como si fuera mi canto del cisne: recen". La oración, la unión con Jesús Y, una vez dicho esto, tomó el avión, llegó a Roma con el ictus, que dio lugar a aquella puesta del sol, tan larga y tan ejemplar. Dos puestas de sol, dos iconos que a todos no va a hacer bien mirar y volver a ambos. Y pedir la gracia para que nuestras puestas del sol sean como las de ellos.

Queridos hermanos, nos dirigimos a Nuestra Señora, que Ella que llevó a Cristo en su seno y que ha acompañado los primeros pasos de la Iglesia, nos ayude a poner en el centro de nuestras vidas y de nuestro ministerio a Cristo y a su Iglesia; Ella, que fue la primera y más perfecta discípula de su Hijo, nos ayude a dejarnos conquistar por Cristo, para seguirlo y servirlo en cada situación; Ella que respondió con la humildad más profunda al anuncio del Ángel: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra "(Lc 1,38), nos haga sentir vergüenza por nuestra incapacidad ante el tesoro que nos ha sido confiado, para vivir la humildad ante Dios. Acompañe nuestro camino la paternal intercesión de San Ignacio y de todos los Santos jesuitas, que siguen a enseñándonos cómo hacer todo, con humildad, para mayor gloria de Dios – ad maiorem Dei gloriam.»

(Traducción del italiano: Cecilia de Malak - Radio Vaticano)




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad