HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2013-10-19 19:34:40
A+ A- Drucken



Todo es don de Dios, como del sol descienden los rayos, como de la fuente las aguas



REFLEXIÓN DOMINICAL
jesuita Guillermo Ortiz

(RV).- (Con audio) RealAudioMP3 No es la noticia principal de los diarios pero visiblemente o de modo escondido, muchos en este preciso momento están rezando. Con una vela encendida, las manos juntas o sobre las rodillas o sosteniendo la Biblia; con los ojos concentrados en una imagen de Jesús de Nazaret, la Virgen o los santos, o con los ojos cerrados para ir con el pensamiento más allá de las cosas, en este momento hay miles de personas rezando. Y no solo rezan en los monasterios los contemplativos, también hay personas rezando en sus casas, en sus altares familiares o personales, en los santuarios, iglesias, templos, oratorios y grutas del camino. El camino es lugar de oración, símbolo del “peregrino”, imagen del que busca el Encuentro con Jesús vivo, la intercesión de la Virgen, del santo de su devoción o del santo del día. Agradecen, piden perdón, reclaman una gracia de Dios.

En el santuario del corazón, plataforma de la oración, los contemplativos rezan por vocación. Otros rezan porque es parte de su vida cristiana, del movimiento o grupo espiritual de pertenencia. Lo aprendieron en la familia de sus padres y abuelos y tantas veces rezando en familia. Pero son muchísimos los que rezan porque saben en carne propia que todo es don de Dios y que ningún otro puede darnos lo mejor; que todo lo bueno desciende de lo alto, como del sol los rayos, como de la fuente las aguas. Y rezan porque necesitan la ayuda de Dios como necesitas vos y yo de la luz y el agua elemental.

“Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda? La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra”, repite el salmo 120.

Nuestra Ayuda está en el Nombre del Señor

El salmo 120 del 1 al 8 habla de la oración: “Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda? La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. Él no dejará que resbale tu pie: ¡tu guardián no duerme! No, no duerme ni dormita el guardián de Israel. El Señor es tu guardián, es la sombra protectora a tu derecha: de día, no te dañará el sol, ni la luna de noche. El Señor te protegerá de todo mal y cuidará tu vida. Él te protegerá en la partida y el regreso, ahora y para siempre”.

Algunos se sienten solos, desahuciados; acorralados y presionados por la angustia hasta al suicidio. Son muchos los que solo encuentran paz y consuelo, luz y sentido para sus vidas, tanto en la prosperidad, como en la adversidad de las dificultades y desencuentros diarios y existenciales.
Los estudiosos acuñan una formula: “capax dei”, es la capacidad esencial que todo ser humano tiene de Dios. Es que, en realidad, somos un vasija de barro destinada a contener un tesoro, destinada a ser sagrario, templo de Dios santo, fuerte, inmortal; amor sin fin herido y victorioso en el cuerpo de Jesús resucitado. “No temas, soy yo – dice Jesús en el Apocalipsis – estuve muerto pero ahora vivo para siempre y tengo las llaves de la vida y del abismo”.

La oración llena este vaso que somos, del amor, la paz y la alegría de Dios.
Tu corazón ¿de qué está lleno?
La oración te cura del mal y te llena de Dios.

Perseverancia Vs. Desánimo en la oración

Las lecturas del domingo 29 de la liturgia del tiempo ordinario, hablan del tiempo de la oración, es decir, no es magia, es un camino, un proceso interior que requiere paciencia y perseverancia. Jesús nos invita a perseverar en la oración, a no desanimarnos.

En el libro del Éxodo, los amalecitas atacan a Israel en Refidim y Moisés que ordena combatir se pone de pie sobre la cima del monte, teniendo en su mano el bastón de Dios. Y mientras Moisés tenía los brazos levantados, vencía Israel; pero cuando los dejaba caer, prevalecía el enemigo. Cuando Moisés se cansó, Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado, hasta la puesta del sol. Vencieron con la oración sostenida y larga de Moisés.

En el evangelio de san Lucas, en el capítulo 18 del 1 al 8, Jesús enseña con una parábola que es necesario orar siempre sin desanimarse: "En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres; y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: 'Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario'. Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: 'Yo no temo a Dios ni me importan los hombres, pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'". Y el Señor dijo: "Oigan lo que dijo este juez injusto. Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar? Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?".

¿Perseveras con decisión y propósito en la oración o te desanimas y dejas fácilmente de rezar porque Dios no te da rápidamente lo que necesitas?




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad