HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2013-10-26 17:42:05
A+ A- Drucken



Mientras que uno echa la culpa a los otros, el otro se acusa a sí mismo



REFLEXION DOMINICAL
jesuita Guillermo Ortiz


(RV).- (Con audio) RealAudioMP3 “Los otros son malos, yo soy bueno”, dice el fariseo.

“¡Perdóname! Yo cometí el error”, dice el publicano.

El modo de rezar del fariseo y del publicano en el evangelio de Lucas, capítulo 18 versículos del 9 al 14, puede ser algo casual o pueden caracterizar a la persona; su modo de sentir, pensar y actuar en la vida.

Esta vez, en el marco de la celebración de la Jornada de la Familia, en el Año de la Fe:
¿Qué actitud te parece que ayuda más en una familia, en una comunidad?

Entre “sos vos el culpable” y el “perdoname”, hay un abismo. Son modos distintos, contrarios. Uno esconde su responsabilidad detrás de prácticas vacías que terminan siendo una máscara o un escudo para defender el egoísmo, la vanidad. Así se enfrenta al otro, se divide, separa, crea un muro. Mientras que el otro protagonista del evangelio, cuando reconoce su culpa y se hace cargo de su responsabilidad tiende un puente, abre el corazón a la reparación, a la sanación, a la recuperación de la relación. Y tantas veces sucede, como en el caso del injerto, que por la unión a través de una herida profunda crecen frutos mejores.

Como en el evangelio se trata de dos modos distintos de rezar, el fariseo termina haciendo el ridículo. ¡No se puede engañar a Dios que nos conoce en lo profundo! Mientras que el publicano expone su herida más profunda, para que allí se injerte y de fruto la caricia del perdón y el amor de Dios.

Generalmente el modo de relacionarnos con Dios es el mismo que tenemos también con los demás. Vos ¿echas la culpa a los otros, o sos capaz de reconocer tu error?

La soberbia es el extremo del pecado, la humildad es la plataforma de la comunión con el Señor y con los demás. La soberbia nos separa. El perdón nos une en un mismo abrazo.

Como una vasija de barro, el que les echa la culpa a los otros se queda con las culpas propias adentro, disfrazas, tapadas, disimuladas, camufladas. Mientras que, el que reconoce su falta, la aborrece y rechaza, se vacía de lo que no sirve, de lo que hace daño, para llenarse de Dios y de todo lo bueno que el amor de Dios trae consigo.




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad