HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2013-11-09 10:57:47
A+ A- Drucken



En la vida y en la muerte somos de Dios



REFLEXIÓN DOMINICAL
jesuita Guillermo Ortiz

(RV).- (Con audio) RealAudioMP3 Algunos, como los saduceos del evangelio de san Lucas, no creen en la resurrección. Entonces me pregunto ¿cómo es para ellos?, porque sin la resurrección de la carne, la tierra toda es una inmensa necrópolis; ciudad de muertos, no solamente en su superficie, sino en todas las capas de las eras geológicas, amasadas con minerales, plantas, animales y también cadáveres humanos. ¿Qué pensás de esto?

Cuando estabas en el vientre de tu madre, incluso ella misma desconocía cómo Dios tejía tus órganos complejos, tu cerebro, tu corazón, tus ojos, tus manos. En ella anidó el misterio del poder creador y vos y yo llevamos ese misterio desde el mismo cigoto, como tatuaje invisible, las huellas digitales de Dios. Pero, si son huellas de amor ¿cómo podrían terminar en la tumba? Dios no nos creo para la muerte sino para el amor que vence la muerte; para la fiesta de amor sin fin.

El mismo don Mauricio, abuelo de los vecinos González, que con más de 100 años terminó muriéndose de viejo, o porque el corazón ya quería latir solamente plenitud de amor. Se durmió sin que los médicos pudieran descifrar el misterio de su larga vida ni tampoco el de su muerte saludable.

Yo creo dice Hugo Antonio, que Dios Padre me formó y que sostiene cada latido del corazón. Y que mi aliento, mi respiro humano, mi hálito de vida, aunque es libre e inasible como el viento, siempre se mueve dentro de la inmensa mano del Padre Dios. Y el mismo Dios que un día me tejió las entrañas con ternura, con esa misma mano poderosa de amor, me pondrá en la fuente de la misma ternura: su corazón volcánico de vida, para que goce allí de la fiesta del amor sin fin, en cuerpo y alma, también yo resucitado y con los míos queridos que se fueron antes.

Del Evangelio de San Lucas capítulo 20, 37-38

En aquel tiempo Jesús dijo a los saduceos: “Que los muertos van resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Porque él no es Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para él”.

Por Abraham pasa un árbol genealógico que va desde nosotros hasta Adán. Una familia inmensa de hijos de Dios. No somos huérfanos, ni fruto de una casualidad de la que resultó un corazón para sufrir la nada. Somos creados en familia, con un corazón inteligente para amarnos entre nosotros, también con los que ya partieron antes que nosotros. La muerte es una pascua, un paso. El amor es un lazo más fuerte que la muerte, porque Jesús, Hijo de Dios rompió los cerrojos de la muerte y la nada y romperá las lápidas de mármol, de hierro, de cemento y nos resucitará en carne y huesos. Es que recién allí termina la obra creadora, en la resurrección de la carne. Seremos transfigurados por la luz del amor de Dios.

En esto, en la fe en la resurrección de la carne se funda el respeto y cuidado de la persona toda, interior y exterior. El cuidado, el respeto, el amor por la carne y la vida propia y de la carne viva del hermano.

Catecismo de la Iglesia Católica

Art.11 “CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE”
989 Creemos firmemente, y así lo esperamos, que del mismo modo que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después de su muerte vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día…

991 Creer en la resurrección de los muertos ha sido desde sus comienzos un elemento esencial de la fe cristiana. “La resurrección de los muertos es esperanza de los cristianos; somos cristianos por creer en ella” (Tertuliano, De resurrectione mortuorum 1, 1): “¿Cómo andan diciendo algunos entre ustedes que no hay resurrección de muertos?” Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también su fe [...] ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicia de los que durmieron» (1 Co 15, 12-14. 20).

La resurrección de los muertos fue revelada progresivamente por Dios a su Pueblo. La esperanza en la resurrección corporal de los muertos se gestó como una consecuencia intrínseca de la fe en un Dios creador del hombre todo entero, alma y cuerpo.

993 Los fariseos (Cf. Hch 23, 6) y muchos contemporáneos del Señor (Cf. Jn 11, 24) esperaban la resurrección. Jesús la enseña firmemente. A los saduceos que la niegan responde: “Ustedes no conocen ni las Escrituras ni el poder de Dios, ustedes están en el error” (Mc 12, 24). La fe en la resurrección descansa en la fe en Dios que “no es un Dios de muertos sino de vivos” (Mc 12, 27).




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad