HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-01-06 12:07:57
A+ A- Drucken



Cristo envió a la Iglesia a comunicar la caridad y la paz de Dios a todos los pueblos, reitera el Papa y recuerda a las Iglesias de Oriente y a las comunidades cristianas en la prueba



(RV).- (CON AUDIOS) Pidamos la alegría de evangelizar y que los corazones se abran para recibir el anuncio cristiano. «Me gustaría decir a aquellos que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, a los que son temerosos o a los indiferentes: ¡El Señor también te llama a ser parte de su pueblo y lo hace con gran respeto y amor!» (EG 113). «¡Que María nos ayude a ser discípulos y misioneros, pequeñas estrellas que reflejan su luz!» dijo el Papa Francisco, introduciendo el rezo a la Madre de Dios, ante unos cien mil fieles, en la Plaza de San Pedro, en la solemnidad de la Epifanía, manifestación del Señor. Tras destacar, el magnífico comentario que su amado predecesor Benedicto XVI, presenta en su libro sobre la infancia de Jesús, sobre la llegada de los magos de Oriente a Belén, el Obispo de Roma hizo hincapié en que «la Epifanía pone de relieve la apertura universal de la salvación traída por Jesús». Subrayando el movimiento de «recíproca atracción», de parte de Dios, que tiene siempre la iniciativa: su amor por nosotros, que somos sus hijos, por lo que «nos quiere liberar del mal, de las enfermedades de la muerte y llevarnos a su casa, a su Reino», el Papa Bergoglio se refirió también a nuestro anhelo de bien, verdad, vida felicidad, belleza. El punto de encuentro es Jesús. Él es la Epifanía, la manifestación del amor de Dios. Y la «Iglesia está toda en este movimiento de Dios hacia el mundo: su alegría es Evangelio». Después del rezo mariano, el Sucesor de Pedro expresó sus cordiales parabienes de Navidad a las Iglesias Orientales, recordando en particular a las comunidades cristianas en la prueba.Asimismo, señalando que la Epifanía es la Jornada Misionera de los niños, impulsada por la Pontificia Obra de la Santa Infancia, el Papa agradeció y bendijo a los chicos y chicas por su colaboración en la misión de la Iglesia, gracias a sus oraciones y su compromiso.

(CdM - RV)

Texto completo de las palabras del Papa antes del rezo del Ángelus:
Audio: RealAudioMP3

«Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy celebramos la Epifanía, la “manifestación” del Señor. Esta solemnidad está vinculada al pasaje bíblico de la llegada de los Reyes Magos a Belén para rendir homenaje al Rey de los Judíos: un episodio que el Papa Benedicto ha comentado magníficamente en su libro sobre la infancia de Jesús. Aquella fue la primera “manifestación” de Cristo a las gentes. Por eso la Epifanía resalta la apertura universal de la salvación traída por Jesús. La Liturgia de este día aclama: “Te adorarán, Señor, todos los pueblos de la tierra”. Porque Jesús ha venido para todos nosotros, para todos los pueblos, para todos.

En efecto, esta fiesta nos hace ver un doble movimiento: de una parte el movimiento de Dios hacia el mundo, hacia la humanidad - toda la historia de la salvación, que culmina en Jesús-; y por otra parte, el movimiento de los hombres hacia Dios – pensamos en las religiones, en la búsqueda de la verdad, en el camino de los pueblos hacia la paz, la paz interior, la justicia, la libertad -. Y este doble movimiento es impulsado por una atracción recíproca. De parte de Dios, ¿qué nos atrae? es el amor por nosotros: somos sus hijos, nos ama y quiere liberarnos del mal, de las enfermedades, de la muerte, y llevarnos a su casa, a su Reino. “Dios, por pura gracia, nos atrae para unirnos a sí” (Exhortación apostólica Evangelii Gaudiaum, 112). Y también de nuestra parte hay un amor. Un deseo: el bien siempre nos atrae, la verdad nos atrae, la vida, la felicidad, la belleza, nos atrae… Jesús es el punto de encuentro de esta atracción recíproca y de este doble movimiento. Es Dios y hombre, Jesús. Jesús, Dios y hombre ¿Pero quién toma la iniciativa? Siempre Dios. ¡El amor de Dios viene primero que el nuestro! Él siempre toma la iniciativa. Él nos espera, Él nos invita, pero la iniciativa es siempre de Él. Jesús es Dios que se ha hecho hombre, se ha encarnado, ha nacido para nosotros. La nueva estrella que se aparece a los magos era el signo del nacimiento de Cristo. Si ellos no hubieran visto la estrella, aquellos hombres no hubieran partido. La luz nos precede, la verdad nos precede, la belleza nos precede. Dios nos precede: El profeta Isaías decía que Dios es como la flor del almendro ¿por qué? Porque en esa tierra el almendro es el primero que florece, y Dios siempre nos precede, es siempre el primero, nos busca, Él da el primer paso. Dios nos precede siempre. La gracia de Él nos precede. Y esta gracia se aparece en Jesús. Él es la epifanía, Él es Jesucristo es la manifestación del amor de Dios. Está con nosotros.

La Iglesia está toda dentro de este movimiento de Dios sobre el mundo: su alegría es el Evangelio, es reflejar la luz de Cristo. La Iglesia es el pueblo de aquellos que han experimentado esta atracción y la llevan dentro, en el corazón y en la vida. «Me gustaría, sinceramente, me gustaría decir a aquellos que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, decirlo respetuosamente, decir a aquellos que son temerosos o a los indiferentes: El Señor también te llama a ti. Te llama a ser parte de su pueblo, y lo hace con gran respeto y amor. El Señor te llama, el Señor te busca, el Señor te espera, el Señor no hace proselitismo, da amor, y este amor te espera, te busca, a ti, a ti que en este momento no crees o estás lejos. Éste es el amor de Dios (ibid 113).

Pidamos a Dios, para toda la Iglesia, la alegría de evangelizar, porque ha sido «enviada por Cristo para revelar y comunicar la caridad de Dios a todos los hombres y pueblos » (, 10). La Virgen María nos ayude a todos a ser discípulos-misioneros, pequeñas estrellas que reflejan su luz. Y recemos para que los corazones se abran y acojan el anuncio, y todos los hombres lleguen a ser “beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio” (Ef 3,6).


Palabras del Papa después del rezo mariano:
Audio: RealAudioMP3

Hermanos y hermanas, dirijo mis cordiales felicitaciones a los hermanos y hermanas de las Iglesias Orientales que mañana celebran la Santa Navidad. La paz que Dios ha dado a la humanidad con la Navidad de Jesús, Verbo encarnado, refuerce en todos la fe, la esperanza y la caridad, y conforte a las comunidades cristianas, a las Iglesias que están en la prueba.

La epifanía es la Jornada misionera de los niños, propuesta por la Pontificia Obra de la Santa Infancia. Tantos chicos, en las parroquias, son protagonistas de gestos de solidaridad hacia sus coetáneos, y así alargan los horizontes de su fraternidad. Queridos niños y muchachos, con su oración y su empeño colaboran en la misión de la Iglesia. ¡Les agradezco por esto y los bendigo!

Saludo a todos los aquí presentes: familias, grupos parroquiales y asociaciones. En particular saludo a los jóvenes del “Movimiento Entre Nosotros” y aquellos del Oratorio San Víctor de Verbania, los scout de Minori y de Castelforte; el coro de San Antonio de Lamezia Terme; el coro de Gozzo Laudate Pueri, que ha animado junto a la Capilla Sixtina, los cantos de la liturgia de hoy, los niños, los profesores y los Hermanos Capuchinos de la escuela católica “Giacomo Sichirollo” de Rovigo; y los participantes en el cortejo histórico - folklórico, que este año está animado por las familias de la ciudad de Leonessa y de otras localidades de la provincia de Rieti. A todos les deseos una buena fiesta de la Epifanía y buen almuerzo.
¡Hasta pronto!

(traducción del italiano: Mónica Zorita)

Scarica Adobe Flash Player




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad