HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-01-09 18:38:15
A+ A- Drucken



Primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar



En el Espíritu de Aparecida, con el P. Antonio Grande

(RV).- (con audio) RealAudioMP3

La Iglesia es guiada por el Espíritu de Jesús, el primer y más grande evangelizador. Su acción evangelizadora es rica y compleja, la desarrollan los diversos miembros del Pueblo de Dios observando la realidad del pueblo civil en que se inserta.

Esta acción es un dinamismo que adquiere la forma de un camino evangelizador que acompaña la búsqueda de vida plena del Pueblo de Dios en su caminar peregrino. Acompaña toda la vida de quienes responden, e inventa modos para acercarse a quienes en algún momento se alejaron de la Iglesia, o todavía no se encontraron con el Señor.

El Documento de Aparecida advirtió que, la gente sincera que se aparta de nuestra Iglesia, no siempre lo hace por lo que descubre en otros grupos religiosos, sino porque no encuentra respuestas a sus inquietudes en nuestras comunidades (cf. DA 225). Promueve cuatro ejes para la renovación de las comunidades cristianas: la experiencia religiosa desde un renovado anuncio de Cristo y el testimonio de los evangelizadores; la vivencia de ser parte de la comunidad eclesial y responsable de su acción; la formación bíblico-doctrinal que profundiza el trato con la Palabra de Dios y los contenidos de la fe; y el compromiso misionero de todos hacia los alejados (cf. DA 226).

Ahora, el Papa Francisco en El gozo del Evangelio advierte el gran riesgo que genera la oferta de consumo y de placeres superficiales, que engendran la tristeza individualista en un corazón cómodo y avaro (GS 2). Llama a los cristianos a renovar su encuentro con Jesús para que la Iglesia emprenda con una nueva etapa evangelizadora.
Destaco cómo èl describe a la Iglesia en un renovado servicio para la venida del Reino de Dios entre los hombres. Usa cinco verbos que mueven a la acción concreta.

“La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. «Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos” (EG 24).

Animada por la actitud misericordiosa de su Maestro, la Iglesia se involucrará con espíritu solidario en el servicio de sus hermanos abajándose cuanto sea necesario. Así, podrá acompañarlos en sus procesos de dignificación con renovada paciencia, por más duros que sean. Este estilo pastoral con “olor a oveja” permite ser reconocido y aceptado, podrá fructificar encontrando la manera de que la Palabra se encarne en una situación concreta y dé frutos de vida nueva, aunque en apariencia sean imperfectos o inacabados.

Continúa enseñando el Papa: “Por último, la comunidad evangelizadora gozosa siempre sabe «festejar». Celebra y festeja cada pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización. La evangelización gozosa se vuelve belleza en la liturgia en medio de la exigencia diaria de extender el bien. La Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma con la belleza de la liturgia, la cual también es celebración de la actividad evangelizadora y fuente de un renovado impulso donativo” (EG 24).




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad