HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-04-16 11:43:29
A+ A- Drucken



Dios vence en la derrota. Nos hará bien mirar el crucifijo esta semana, tomarlo en mano, besar tantas veces las llagas y decirle: ¡gracias Jesús, gracias, lo hiciste por mí! exhorta Francisco Papa



(Actualizado con audio completo de la catequesis del Papa y voces de peregrinos)

(Audio) RealAudioMP3

(RV).- Jesús aparece en la cruz como un derrotado, pero Él carga el mal sobre sí para vencerlo. Es un misterio desconcertante cuyo secreto es que Dios nos ama tanto que nos ha dado a su Hijo, afirmó el Obispo de Roma en la catequesis sobre Semana Santa el miércoles 16 de abril, ante una plaza de San Pedro repleta de peregrinos, en una mañana soleada pero fría y ventosa.

La liturgia nos presenta el relato triste de Judas que pregunta: “cuánto me dan si les entrego a Jesús”. Regatea sobre el precio de Jesús como en el mercado, reflexionó el Sucesor de Pedro. El Hijo de Dios aparece en la cruz como un hombre derrotado -dijo. En Él vemos como en un espejo los sufrimientos de la humanidad. Pero Jesús permite que el mal se ensañe con Él y lo toma sobre sí para vencerlo. Se trata de un misterio desconcertante, pero conocemos el secreto de esta extraordinaria humildad: el amor de Dios por nosotros.

Nosotros esperamos que Dios en su omnipotencia derrote la injusticia, el mal, el pecado y el sufrimiento con una victoria divina triunfante. En cambio, Dios nos muestra una victoria humilde que humanamente parece un fracaso. Cuando todo parece perdido, cuando no queda nada por hacer, es ahí cuando aparece Dios con la potencia de la resurrección, allí donde está deshecha la esperanza humana.

Cuando no encontramos vía de escape no debemos enmascarar nuestro fracaso, sino abrirnos confiados a la esperanza en Dios, como ha hecho Jesús.

Jesuita Guillermo Ortiz

La voz a los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro RealAudioMP3


Texto completo de la catequesis del Papa traducida en español

(Audio completo) RealAudioMP3



"El camino de la humillación de Cristo"

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

hoy, en medio de la Semana Santa, la liturgia nos presenta aquel episodio triste, la historia de la traición de Judas, que va ante los jefes del Sanedrín para regatear y entregarles a su Maestro. ¿Cuánto me dan si yo se los entrego? Y Jesús, desde aquel momento tiene un precio. Este acto dramático marca el inicio de la Pasión de Cristo, un doloroso camino que Él elige con libertad absoluta. Y lo dice claramente Él mismo: "yo doy mi vida …Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de retomarla "(Jn 10:17-18). Y así, comienza ese camino de la humillación, de la expoliación, con esta traición. Jesús, como si estuviera en el mercado: "esto cuesta 30 denarios" y Jesús recorre este camino de humillación y de la expoliación hasta el final.

Jesús alcanza la humillación completa con la "muerte en cruz". Se trata de la peor de las muertes, destinada a los esclavos y a los delincuentes. Jesús era considerado un profeta, pero muere como un delincuente. Observando a Jesús en su pasión, vemos como en un espejo, también los sufrimientos de toda la humanidad y encontramos la respuesta divina al misterio del mal, del dolor, de la muerte. Y muchas veces sentimos horror ante el mal y el dolor que nos rodea y nos preguntamos: "¿Por qué Dios permite esto?”. Es una herida profunda para nosotros ver el sufrimiento y la muerte, ¡sobre todo la de los inocentes! Cuando vemos sufrir a los niños es una herida en el corazón, es el misterio del mal y Jesús toma todo este mal, todo este sufrimiento sobre sí mismo.
Esta semana nos hará bien a todos nosotros mirar el Crucifijo, besar las llagas de Jesús, besarlas en el Crucifijo. Él ha tomado sobre Él todo el sufrimiento humano, se ha “vestido” de ese sufrimiento.

Nosotros esperamos que Dios en su omnipotencia derrote la injusticia, el mal, el pecado y el sufrimiento con una triunfante victoria. Dios nos muestra, en cambio, una humilde victoria que humanamente parece un fracaso. Y podemos decir, Dios vence en la derrota precisamente. El Hijo de Dios, de hecho, aparece en la cruz como un hombre derrotado: sufre, es traicionado, insultado y finalmente muere. Jesús permite que el mal se ensañe con Él y lo toma sobre sí para vencerlo. Su pasión no es un accidente; su muerte - aquella muerte - estaba "escrita". De verdad, no tenemos tanta explicación, es un misterio desconcertante, el misterio de la gran humildad de Dios: “Dios - en efecto - amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único”. (Jn 3,16).

La pasión y la muerte de Jesús y las frustraciones de tantas esperanzas humanas son el camino real a través del cual Dios obra nuestra salvación. Un camino que no corresponde a los criterios humanos, es más, los abate. En sus heridas somos curados (cf. 1 P 2,24).

Esta semana, pensemos tanto en el dolor de Jesús, y digámonos a nosotros mismos: “¡y ésto es por mí!” Aunque yo hubiera sido la única persona en el mundo, Él lo habría hecho. ¡Lo ha hecho por mí! Y besemos el Crucifijo y digamos: “por mí, gracias Jesús, por mí”.

Y cuando todo parece perdido, cuando no queda ninguno porque herirán "al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño" (Mt 26,31), es entonces cuando Dios interviene con el poder de la resurrección. La resurrección de Jesús no es el final feliz de un cuento de hadas, no es un final feliz de una película, sino que es la intervención de Dios Padre, allí donde está desecha la esperanza humana. En el momento en el cual todo parece perdido, en el momento del dolor en el cual tantas personas sienten la necesidad de bajar de la cruz, es el momento más cercano a la resurrección. La noche se hace más oscura justamente antes de que empiece la mañana, antes que comience la luz. En el momento más oscuro interviene Dios y resucita.

Jesús, quien optó seguir por este camino, nos llama a seguirlo en su propio camino de humillación. Cuando en ciertos momentos de la vida no encontramos vía de escape a nuestras dificultades, cuando precipitamos en la oscuridad más densa, es el momento de nuestra humillación y expoliación total, es el tiempo en el que experimentamos que somos débiles y pecadores, es entonces, en aquel momento, que no debemos enmascarar nuestro fracaso, sino abrirnos confiadamente a la esperanza en Dios, como hizo Jesús.

Queridos hermanos y hermanas, esta semana nos hará bien tomar el Crucifijo en la mano y besarlo tantas veces, y decir: “gracias Jesús, gracias Señor”. Así sea.

Traducción del italiano: Eduardo Rubió - María Cecilia Mutual






Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad