HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-06-20 14:18:11
A+ A- Drucken



“En la Eucaristía se comunica el amor de Dios por nosotros”: Corpus Christi del Papa Francisco en San Juan de Letrán



(RV).- (audio) RealAudioMP3 El alimento que nos sacia verdaderamente es solo aquel que nos da el Señor. Aprendamos a reconocer el falso pan que corrompe. Son palabras del Papa en la celebración de la santa misa en la Solemnidad del Corpus Christi, ayer por la tarde en la plaza de san Juan de Letrán, frente a la fachada de la basílica-catedral de Roma

En su homilía el Papa Francisco hizo alusión a las palabras de Moisés que hacen referencia a la historia del pueblo de Israel, que Dios hizo salir de Egipto, de la condición de esclavitud: “el hombre no vive solamente de pan, sino de todo lo que sale de la boca del Señor».

“Además del hambre físico, el hombre lleva en sí otro hambre, un hambre que no puede ser saciado con el alimento ordinario. Es hambre de vida, hambre de amor, hambre de eternidad. Jesús nos dona este alimento, es más, es Él mismo el pan vivo que da la vida al mundo. Su Cuerpo es el verdadero alimento en forma de pan; su Sangre es la verdadera bebida en forma de vino”.

No es un simple alimento; el Cuerpo de Cristo –dijo el Papa- es el pan capaz de dar vida eterna, porque la sustancia de este pan es Amor.

“En la Eucaristía se comunica el amor del Señor por nosotros: un amor tan grande que nos nutre con Sí mismo; un amor gratuito, siempre a disposición de toda persona hambrienta y necesitada de regenerar las propias fuerzas. Vivir la experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor y construir la propia existencia no sobre los bienes materiales, sino sobre la realidad que no perece: los dones de Dios, su Palabra y su Cuerpo”.

Si miramos a nuestro alrededor, afirmó Francisco, nos damos cuenta que hay muchas ofertas de alimentos que no provienen del Señor y que aparentemente satisfacen más. Algunos se nutren con el dinero, otros con el éxito y la vanidad, otros con el poder y el orgullo. Pero el alimento que nos nutre verdaderamente y que nos sacia es solamente aquel que nos da el Señor!

“Cada uno de nosotros, hoy, puede preguntarse: ¿Y yo? ¿Dónde quiero comer? ¿En qué mesa quiero alimentarme? ¿En la mesa del Señor? ¿O sueño con comer alimentos gustosos, pero en la esclavitud? ¿Cuál es mi memoria? ¿La del Señor que me salva o la del ajo y las cebollas de la esclavitud? ¿Con qué memoria sacio yo mi alma?”

Aprendamos a reconocer el falso pan que ilusiona y corrompe, porque es fruto del egoísmo, de la autosuficiencia y del pecado.

“Jesús defiéndenos de las tentaciones del alimento mundano que nos hace esclavos; purifica nuestra memoria para que no quede prisionera en la selectividad egoísta y mundana, sino que sea memoria viva de tu presencia a lo largo de la historia de tu pueblo, memoria de tu gesto de amor redentor”.

Al término de la misa, el Papa llegó en un coche cubierto hasta la basílica de Santa María la Mayor, donde impartió la bendición eucarística. El Santo Padre decidió renunciar el largo itinerario a pie entre las dos basílicas, en vista a sus próximos empeños, en particular el viaje a Calabria este sábado y también para que se siguiera el Espíritu de la celebración y no desviar la atención de los fieles.
(ER - RV)




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad