HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-06-20 19:28:41
A+ A- Drucken



La fe de un niño



Meditaciones para la fe. Con el Padre Guillermo Buzzo
(RV).- (audio) RealAudioMP3 Sucedió en unas primeras comuniones... Estaba todo pronto para comenzar.
De repente, un niño, de unos 8 o 9 años, se acerca y me dice: -Padre Guillermo... ¿Te puedo hacer una pregunta?
-Claro! ¿Qué querés saber? – le dije, pensando que me iba a preguntar algo acerca de la celebración, - decime…– prosiguió con una actitud inocente –¿qué se siente en el cielo?
Les confieso que nunca alguien me había hecho una pregunta tan trascendente, tan
directa y tan vivencial. Me di cuenta que para él esa pregunta era muy importante.
Me agaché hasta la altura de su mirada, y recurrí a un viejo truco que algún sacerdote viejo me enseñó, le dije: - ¿Por qué me preguntás?– mientras pensaba rápidamente qué podía contestarle. Me responde - porque...en el cielo...¿hay pasto?
- ¿¡Pasto!?– pregunté sorprendido.
- Sí, porque mi abuela me dijo que en el cielo había pasto, y que la
gente era feliz...¿Y por qué querés saber...?– insistí.
- Porque mi abuelo se fue al cielo la semana pasada, y mi abuela me dijo
que él estaba mejor que nosotros, y que donde él estaba había mucho pasto...
¿Es verdad que en el cielo hay pasto?
- ¿Cómo se llama tu abuelo? - Germán. - Y vos? - Martín
- Bueno Martín, mirá...– le dije –Yo mucho no sé, porque nunca estuve allí... Pero lo que sé es lo que Jesús nos enseñó y nos prometió acerca del cielo. Jesús contó que en el cielo la gente es muy feliz...
Mientras le hablaba vi, unos bancos más adelante, a una pareja que me miraba con atención (“sus padres”, pensé)
- Vos decime: tu abuelo ¿te enseñó algunas cosas? - Sí! – dijo, mientras le brotaba una sonrisa – me enseñó unos trucos...
- Y te parece que él pudo hacer algo bueno por los demás? ¿por quiénes?
- Por mamá..., por el tío.., por mí... - Los hizo felices, no? - Sí!
- Bueno, viste? Cuando Dios nos lleva al cielo, si nosotros hicimos felices a los demás, también allá vamos a ser muy felices, así que pienso que Germán ahora estará feliz.
- Ah... – decía pensativo, como cayendo en la cuenta de algo importante.
Jesús –le seguí diciendo- nos dijo que en el cielo todo es una fiesta, que todos somos hermanos, y que nadie sufre dolor y que...
- Pero...¿hay pasto? – interrumpió preocupado. - Bueno, qué te parece? ¿Se precisa pasto para ser feliz no? - Y... sí! –dijo con firmeza. - ...para poder jugar al fútbol, para correr y divertirse, no?
- Sí... - Entonces sí! Hay pasto en el cielo! Es más, me hacés acordar que en un
salmo de la Biblia, dice que el Señor nos va a hacer recostar en verdes praderas... Entonces tiene razón tu abuela: en el cielo hay pasto!
- ¿Qué es una pradera?
- Una pradera es un terreno grande lleno de pasto donde...
- Ah bueno... – dijo conforme –Bueno, me voy porque tengo que estar con
mis padres... Chau! - Chau Martín!
Lo despedí y quedé pensando en Martín, en Germán, en esa abuela
espectacularmente sabia, en mis abuelos.
El hermano mayor de Martín tomaba la primera comunión ese día, y él la tomaría
recién dentro de dos años, pero ya desde entonces, iba conociendo algunos de
los secretos del Buen Pastor, su amor, sus promesas, y sus verdes
praderas...




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad