HomeRadio Vaticano
foto testata   
otros idiomas  

     Home > Iglesia > Noticia del 2014-07-05 10:22:39
A+ A- Drucken



El problema más grave es la dignidad. No poder llevar el pan a casa quita la dignidad



(RV).- (Se actualizó con audio y discurso completo del Papa) RealAudioMP3 Respondiendo al agricultor Gabriele Maglieri, a la obrera Elisa Piermarino y al rector de la Universidad del Molise en Campobasso, que hablaron del trabajo como una emergencia presente, porque las crisis se abaten sobre las periferias, Francisco expresó: El rector recordó algo que dije sobre el Dios de las sorpresas. Así es nuestro Padre. Pero “tomo ahora lo que él dijo sobre el Dios que rompe los esquemas. Si nosotros no tenemos el coraje de romper los esquemas jamás iremos adelante, porque Dios nos empuja a esto, nuestro Dios nos empuja a esto: a ser creativos del futuro”.

El Obispo de Roma manifestó que el joven agricultor testimonia esto con su decisión de estudiar en la Universidad para trabajar la tierra por vocación. Y afirmó que permanecer como campesinos sobre la tierra no es estar fijo, “tiene que hacer un dialogo creativo del hombre con su tierra, que la hace florecer, y la transforma para todos nosotros en fecunda”. Custodiar la tierra para que dé fruto sin ser explotada es uno de los más grandes desafíos. Nuestro pecado es explotar la tierra.

Otro desafío, explicó el Sucesor de Pedro, es el que expresó esta madre obrera. Su llamada es por el trabajo y por la familia. Se trata de conciliar el trabajo con la familia. En el confesionario pregunto cuando viene un padre una madre ¿pierdes el tiempo jugando con tus hijos?, relató. “La situación económica nos empuja a dejar esto de perder el tiempo con la familia… Este punto nos permite discernir la cualidad humana del sistema económico en el que nos encontramos.

El domingo libre del trabajo no interesa solamente al creyente, interesa a todo como elección ética, este espacio de la gratuidad para estar con la familia, los amigos. El Dios que rompe los esquemas, el Dios de la libertad, lo hace para que seamos más libres.

El Papa invitó a “un pacto para el trabajo”. Tantos puestos de trabajo pueden ser recuperados a través de una estrategia concordada con las autoridades nacionales y europeas. Los animo a ir adelante sobre este camino. Quisiera volver a recordar una palabra que dijiste: dignidad. No tener trabajo no es solamente no tener lo necesario para vivir. Podemos comer en caritas todos los días. El problema es no llevar el pan a la casa, esto quita la dignidad. El problema más grave es la dignidad por esto tenemos que trabajar y defender la dignidad que nos da el trabajo.
jesuita Guillermo Ortiz – Radio Vaticana

Discurso completo del Papa al mundo del trabajo en la Universidad de Campobasso:

Sr. Rector,
Autoridades, estudiantes, personal de la Universidad, profesores,
hermanos y hermanas del mundo del trabajo,

Les doy las gracias por su acogida. Gracias sobre todo por haber compartido conmigo la realidad que ustedes viven, las fatigas y las esperanzas. El Sr. Rector tomó las palabras que yo dije una vez, que nuestro Dios es el Dios de las sorpresas: es verdad. Todos los días nos hace una, ¿eh? Es así, nuestro Padre. Pero dijo algo más acerca de Dios: dijo que Dios rompe los esquemas. Y si no tenemos el coraje de romper los esquemas, no iremos hacia adelante porque nuestro Dios nos empuja a esto: a ser creativos del futuro. ¡Hermosa definición teológica!

Mi visita a Molise comienza con este encuentro con el mundo del trabajo, pero el lugar en el que nos encontramos es la Universidad. Y esto es significativo: expresa la importancia de la investigación y la formación para responder a las nuevas y complejas cuestiones que la crisis económica actual plantea, a nivel local, nacional e internacional. Daba testimonio de ello hace poco un joven agricultor con su opción de licenciarse en agricultura para trabajar la tierra “por vocación”. El permanecer del agricultor sobre la tierra no es permanecer fijo; sino que es hacer un diálogo, un diálogo fecundo, un diálogo creativo. Es el diálogo del hombre con su tierra que la hace florecer, la hace fecunda para todos nosotros. Esto es importante. Un buen programa de formación no ofrece soluciones fáciles, pero ayuda a tener una mirada más abierta y creativa para valorar mejor los recursos del territorio.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que se ha dicho sobre el "custodiar" la tierra, para que dé fruto sin ser “explotada”. Éste es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo: convertirnos hacia a un desarrollo que respete la creación. Veo América - mi patria, también: tantos bosques, arrasados, todo, convertidos en tierra que no se puede cultivar, que no puede dar vida. Este es nuestro pecado: explotar la tierra y no dejar que ella nos dé lo que tiene en su interior, con nuestra ayuda del cultivo.

Otro desafío ha surgido de la voz de esta buena mamá obrera, que también habló en nombre de su familia: de su marido, del niño y del que lleva en su vientre. El suyo es un llamado por el trabajo y al mismo tiempo por la familia. ¡Gracias por estos testimonios! En efecto, se trata de conciliar el tiempo del trabajo con el tiempo de la familia. Pero les diré una cosa: Yo voy al confesionario, confieso a las personas; ahora no tanto como lo hacía en la otra diócesis... Cuando viene una mamá o un papá jóvenes, le pregunto: “¿Cuántos hijos tienes”. Y siempre les hago otra pregunta: “Dime, ¿juegas con tus hijos?”. La mayoría (responde) , “¿Cómo, padre?” – “Sí, sí: ¿​juegas? ¿Pierde el tiempo con sus hijos?”.

Estamos perdiendo esta ciencia, esta sabiduría de jugar con nuestros niños. La situación económica nos empuja a ello, a perder esto. Por favor, ¡perder el tiempo con nuestros niños!
El domingo: usted se ha referido al domingo de la familia, a perder el tiempo... Este es un punto “crítico”, un punto que nos permite discernir, evaluar la calidad humana del sistema económico en el que nos encontramos. Y dentro de este contexto también se coloca el tema de trabajar el domingo, lo que interesa no sólo a los creyentes, sino que interesa a todos, como elección ética. Es este espacio de gratuidad que estamos perdiendo, ¿eh? La pregunta es: ¿a qué queremos dar prioridad? El domingo libre de trabajo- con la excepción de los servicios necesarios – está para afirmar que la prioridad no va a lo económico, sino a lo humano, a lo gratuito, a las relaciones no comerciales sino familiares, a los amigos, para los creyentes a la relación con Dios y con la comunidad. Tal vez ha llegado el momento de preguntarse si aquella de trabajar los domingos, es una verdadera libertad. Porque el Dios de las sorpresas y el Dios que rompe los esquemas, sorprende y rompe los esquemas para que nosotros seamos más libres: es el Dios de la libertad.

Queridos amigos, hoy me gustaría unir mi voz a la de muchos trabajadores y empresarios de este territorio pidiendo que pueda implementarse también un “pacto para el trabajo”. He visto que en Molise se está tratando de responder al drama del desempleo uniendo fuerzas de una manera constructiva. Muchos puestos de trabajo podrían ser recuperados a través de una estrategia acordada con las autoridades nacionales, un “pacto para el trabajo” que sepa aprovechar las oportunidades ofrecidas por las normas nacionales y europeas. Los animo a seguir adelante en este camino, que puede traer buenos frutos aquí, así como en otras regiones.
Me gustaría regresar sobre una palabra que tú has dicho: dignidad. No tener trabajo no es sólo no tener lo necesario para vivir: no. Podemos comer todos los días: vamos a Caritas, vamos a esta asociación, al club, vamos allá y nos dan algo de comer. Pero ese no es el problema. El problema es no llevar el pan a casa: ¡esto es grave, y esto quita la dignidad! Esto , nos quita la dignidad. Y el problema más grave no es el hambre, es un problema. El problema más grave es la dignidad. Por esto tenemos que trabajar y defender nuestra dignidad, que la da el trabajo.


Por último, me gustaría decirles que me llamó la atención el hecho de que me hayan donado un cuadro que representa justamente una “maternidad”. La maternidad conlleva el trabajo, pero el trabajo de parto se orienta a la vida, está lleno de esperanza. Así que no sólo les doy las gracias por este regalo, sino que les agradezco aún más por el testimonio que contiene: la de un trabajo lleno de esperanza. ¡Gracias! Y me gustaría añadir un hecho histórico, que me ha pasado. Cuando era Provincial de los jesuitas, había necesidad de enviar a la Antártida a vivir allí 10 meses al año, un capellán, he pensado, y fue uno, el padre Bonaventura De Filippis. Pero, ¿saben?, nació en Campobasso, era de aquí... ¡Gracias!

(Traducción de Griselda Mutual y Eduardo Rubió)




Comparte






Quiénes somos Horario de programas Contacto Producción RV Links Otros idiomas Santa Sede Ciudad del Vaticano Celebraciones litúrgicas del Papa
All the contents on this site are copyrighted ©. Webmaster / Credits / Aviso legal / Publicidad